miércoles, 22 de febrero de 2017

En el post de hoy os queremos dar unos consejos básicos para mejorar el bienestar diario y adquirir un estado equilibrado en cuanto a actividad física y nutrición se refiere, para así mismo  mejorar nuestra salud general.
Según  la Organización Mundial de la Salud,  salud es el estado completo de bienestar físico y social que tiene una persona, esto lo conseguimos añadiendo pequeñas rutinas diarias de ejercicio físico e interactuando con otras personas.
El doctor Floreal Ferrara tomó la definición de la OMS e intentó complementarla, circunscribiendo la salud a tres áreas distintas: la salud física, la salud mental y la salud social, que representa una combinación de las dos anteriores: en la medida que el hombre pueda convivir con un equilibrio psicodinámico, con satisfacción de sus necesidades y también con sus aspiraciones, goza de salud social.
Todo esto lo conseguimos cuando tenemos la capacidad de controlar el estrés cotidiano, cuando la comida  es un placer y no una obsesión  y cuando la actividad física forma parte de tu día a día,  sumado a un descanso óptimo correspondiente a unas 7-8 horas de sueño.
En el aspecto nutricional, es sencillo COME CON INTELIGENCIA: nuestro cuerpo necesita todos los macronutrientes: glúcidos proteínas y lípidos.  Sería perfecto que consumieras carbohidratos de baja carga glucémica a diario varias veces al día  como frutas y verduras; Proteínas de gran valor biológico  como claras de huevo;  Proteínas de origen animal magras como pollo y  pavo; pescados blancos y azules ricos en grasa omegas; lácteos como leche y quesos desnatados, y no debemos olvidar una pequeña dosis de grasas saludables como aceites de oliva virgen extra, nueces,  almendras y aguacates por ejemplo.
Es importante disfrutar de la comida,  usar el sentido común y la moderación te dará como resultado una equilibrio natural entre las calorías consumidas y las calorías ingeridas.
Si el ejercicio físico acompaña estos pequeños hábitos, mejorará con toda probabilidad la función mental, la autonomía, y la  “imagen corporal”,  enriqueciéndote de optimismo cada día que consigues tus objetivos.
Si por el contrario optamos por una alimentación errónea, con comida rápida y alimentos procesados, y lo acompañamos de un estilo de vida sedentario comenzarán  las alteraciones  físicas : aumento del peso, talla y lesiones; disminuirá nuestra energía, resistencia y capacidad de trabajo, y en el plano  psíquico  disminuirán la voluntad de aprendizaje y el rendimiento mental.
En resumen: ¨EN LA VIDA COMO EN EL DEPORTE LA VOLUNTAD Y LOS LÍMITES CORREN DE NUESTRA CUENTA  Y TODO EMPIEZA CON UN PRIMER PASO” tú decides cuándo darlo, por nuestra parte sólo nos queda ayudarte y acompañarte en el proceso.  ;)
                                                                                                                                                                                            VIRGINIA FERNÁNDEZ ROMERO

                Experto base en nutrición y dietética deportiva y técnico base en fitness y entrenamiento personal. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario